Ir al contenido principal

El gorila de Borneo


En un documental que echaron el otro día por la tele (no recuerdo la cadena) que trataba sobre la más que probable extinción del gorila rojo de Borneo, se dijo que dicha especie comparte un 97% del código genético con el homo sapiens, es decir, con ustedes. Lo que significa que en un momento de la historia una familia de esos gorilas evolucionó, por motivos que se desconocen, forjando los cimientos de la especie humana. Ahora, éstos –o sea, ustedes- se dedican a desforestar el idílico hábitat  de aquellos en aras de oscuros intereses económicos, condenando a quien tal vez propició la aparición del ser humano en este planeta a una indigna e innecesaria desaparición del mismo. El hecho de que -tal vez- no sean capaces de razonar o no al menos en la misma medida en que razonan los humanos, no impide a estos primates albergar sentimientos y adoptar conductas que ya quisieran la mayoría de los padres humanos para sus hijos y yo para la mayoría de ustedes. En las imágenes, que en esta ocasión sí valían más que mil palabras, se apreciaba nítidamente ejemplos de esos comportamientos y emociones. En sus ojos, abiertos y asombrados, profundos como un océano, se abismaba una ternura imposible de puro sincera; y también se adivinaba, en su hondura tenebrosa, un silencioso, estoico, acatamiento de un destino que parecían conocer y aceptar calladamente. Ni rastro de rebeldía o indignación en ellos, sólo ternura y pena. Y silencio.

Si en la especie humana quedaran restos simiescos es probable que esta situación extrema y lamentable no se estuviese produciendo. Pero al parecer ese 3% de genes que no heredó de los gorilas rojos contenía la esencia de la bondad, de la que éstos serán afortunados portadores el poco tiempo que les quede de vida. ¿Cómo sabrá entonces el humano distinguir el bien del mal, si destruye uno de los más logrados arquetipos de esa bondad que tanta falta hace en este planeta? Condenando a estos nobles simios, imagen viva de lo que un día fue el hombre, a una muerte estúpida, éste sólo conseguirá degradarse un poco más y avanzar otra zancada en la agónica y ciega carrera hacia su propia destrucción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …