Ir al contenido principal

Malas noticias

-Y dígame, usted, como médico con una dilatada carrera a sus espaldas, habrá tenido que dar noticias fatales a sus pacientes en numerosas ocasiones, ¿no es cierto?

-En efecto, amigo mío. Muchas veces me he visto obligado a hacerlo.

-¿Y llega uno a acostumbrarse? Quiero decir, si llega a convertirse en una parte más de su trabajo, en pura rutina desprovista de toda trascendencia, en un mensaje cuyo contenido no altera ya el ánimo del mensajero, de usted; o, por el contrario, cada vez es un suplicio para el médico comunicar lo que en realidad es una condena de muerte para el enfermo.

-Bueno, eso varía según quién sea el mensajero. En general, no es cierto que los médicos nos volvamos insensibles a las reacciones que una noticia tan tremenda provoca en nuestros pacientes, también tenemos nuestro corazoncito, pero sí es verdad que aprendes a convivir con esta parte de tu trabajo. Es fácil, o la asumes aunque te cueste, o cambias de profesión. Pero siempre es duro.

-Permítame otra pregunta ¿Recurren ustedes los médicos, o usted en concreto, a alguna, digamos artimaña retórica, a eufemismos mitigadores? No sé, ¿dan la noticia de sopetón o la van dosificando para que el paciente tenga tiempo de asimilarla? En definitiva y para ser claros ¿Procura usted endulzar el maltrago o prefiere ser tajante y decir lisa y llanamente lo que hay, aunque parezca cruel?

-Personalmente he adquirido el hábito, a través de la experiencia, de llamar a las cosas por su nombre pero acompañando el mensaje de un tono sosegado y de una sonrisa de esperanza, porque aunque el asunto esté muy claro nunca hay que perder la esperanza que, en último término, siempre ayudará a soportar con mejor ánimo los últimos padecimientos.

-Sí, pero… ¿no es eso mentir? Una mentira piadosa, de acuerdo, pero una mentira al fin y al cabo. La esperanza puede entenderse en estos casos como un resquicio abierto a la posibilidad de curarse, cosa que no es cierta.

-Yo no lo veo así, y disculpe que le contradiga, porque un enfermo terminal quiere creer hasta el final que existe esa mínima posibilidad. Yo no les miento, no aliento en ellos falsas esperanzas; simplemente soy cordial y comprensivo. Les animo con mi voz meliflua y mi sonrisa de comprensión y de solidaridad para que no se hundan. Y, además, ¿quién le dice a usted que no podría suceder un milagro? A veces pasa; va contra todo principio científico, pero a veces pasa.

-Y esa conducta ¿le suele dar resultado?

-A veces sí, amigo mío. A veces sí. ¿Tiene alguna otra pregunta?

-Pues no.

-En ese caso, querido amigo, vayamos al asunto, porque hoy tengo llena la sala de espera de la consulta.

Y con un tono de voz sosegado y una sonrisa conciliadora en su rostro dijo el doctor:

-Ya hemos recibido los resultados de la biopsia, amigo mío, y lamento tener que comunicarle…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

La inutilidad de algunos tratamientos

Cuando los padres de Miguelito llevaron a su hijo al psicólogo a causa de unos problemas de adaptación en el colegio se quedaron sorprendidos del diagnóstico: Miguelito era un superdotado para casi todas las disciplinas académicas pero un completo gilipollas para la vida. El psicólogo les aconsejó que no se preocuparan porque esto era algo relativamente frecuente y además se podía intentar solucionar con una terapia adecuada. El niño era un fuera de serie en lo abstracto y un completo negado en lo práctico. Así que se estableció un programa terapéutico que debía dar los frutos deseados en un año a más tardar. Ya desde las primeras sesiones el terapeuta advirtió que los resultados iban a depender en buena medida de la inversión de la gilipollez de Miguelito, que parecía tener más calado psíquico que las habilidades por las que destacaba su mente. A pesar de los diferentes métodos usados por el especialista para frenar lo indeseable y potenciar lo más valioso en la mente del niño, ningu…