Ir al contenido principal

La Corona II


Los responsables de la campaña para rehabilitar la imagen de la Reina han decido que el método más seguro para que no quede rastro alguno de sus extemporáneos comentarios es darle marcha atrás al reloj y devolver al ignoto universo de la Nada lo sucedido en los últimos días. Procediendo de esa manera esperan eliminar hasta los recuerdos, porque si algo ha pasado no se puede guardar memoria de ello. Pero como no detengan pronto esa inversión temporal van a pasarse tres pueblos y acabarán por devolver a la Reina su virginidad, y nos quedaremos sin saber cómo acabará la ‘separación-temporal-para-reflexionar-cómo-demonio-nos-mandamos-a-tomar-por-culo-guardando-las-apariencias’ que mantienen los Duques de Lugo, porque la Infanta, como es de cajón, no habrá podido nacer de una Reina virgen. Los plebeyos, en cambio, no tenemos esa clase de problemas. Ahí está Jesús de Nazaret, sin ir más lejos, para dar testimonio de ello, claro que mira cómo acabó, que vaya usted a saber si su trágico final no fue un castigo de los dioses paganos –que estaban antes, no lo olvidemos- por haberse atrevido a nacer sin concepción materna previa.

Hay una frase especialmente entrañable que dice la Casa Real que jamás dijo la Reina a Pilar Urbano que dice (la frase, no la periodista): “No creo en la sangre azul, toda la sangre es roja; el primer rey que hubo en el mundo, un minuto antes de ser rey, era plebeyo”. Es un comentario especialmente sesudo para venir de quien viene pero al que no le falta un ápice de razón. Cabría apostillar aquí, siguiendo con las obviedades, que el primer príncipe que hubo en el mundo, un minuto antes de serlo, era un feto, o un nascituro (ojo, no confundir con Nosferatu, ser demoníaco de afilados colmillos aficionado a beber a morro la sangre de sus víctimas, que jamás pertenecían a la realeza, porque la sangre azul le provocaba unas resacas horrorosas. Cuentan que al tal Nosferatu lo reclutó una conocida entidad bancaria en calidad de adiestrador de sus directores de sucursal, entidad donde casualmente el ‘rojo sangre’ reluce, relumbra y rutila sobre su flamígero logotipo, que utiliza para amedrentar a sus hipotecados clientes, que están con el agua a un cuello perlado de boquetitos de colmillo) o que el primer rey muerto, un minuto antes de estar muerto, estaba vivo (esto de estar vivo antes que muerto sí que ocurre indistintamente entre nobleza y plebe).

Y mientras en este país se dirimen tan conspicuas cuestiones, Zapatero se arrastra por otras tierras vistiendo un zarrapastroso atuendo que pasea con pesadumbre, fingiendo renquera y con un parche en un ojo, al tiempo que salmodia tan monótona como estérilmente que le conceda una limosnita, por tus muertos, payo, a cualquier mandatario del G-20 que, inadvertido por sus compañeros de club de la presencia del pertinaz mendigo, haya salido a por tabaco al kiosco de la esquina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …