Ir al contenido principal

La Corona II


Los responsables de la campaña para rehabilitar la imagen de la Reina han decido que el método más seguro para que no quede rastro alguno de sus extemporáneos comentarios es darle marcha atrás al reloj y devolver al ignoto universo de la Nada lo sucedido en los últimos días. Procediendo de esa manera esperan eliminar hasta los recuerdos, porque si algo ha pasado no se puede guardar memoria de ello. Pero como no detengan pronto esa inversión temporal van a pasarse tres pueblos y acabarán por devolver a la Reina su virginidad, y nos quedaremos sin saber cómo acabará la ‘separación-temporal-para-reflexionar-cómo-demonio-nos-mandamos-a-tomar-por-culo-guardando-las-apariencias’ que mantienen los Duques de Lugo, porque la Infanta, como es de cajón, no habrá podido nacer de una Reina virgen. Los plebeyos, en cambio, no tenemos esa clase de problemas. Ahí está Jesús de Nazaret, sin ir más lejos, para dar testimonio de ello, claro que mira cómo acabó, que vaya usted a saber si su trágico final no fue un castigo de los dioses paganos –que estaban antes, no lo olvidemos- por haberse atrevido a nacer sin concepción materna previa.

Hay una frase especialmente entrañable que dice la Casa Real que jamás dijo la Reina a Pilar Urbano que dice (la frase, no la periodista): “No creo en la sangre azul, toda la sangre es roja; el primer rey que hubo en el mundo, un minuto antes de ser rey, era plebeyo”. Es un comentario especialmente sesudo para venir de quien viene pero al que no le falta un ápice de razón. Cabría apostillar aquí, siguiendo con las obviedades, que el primer príncipe que hubo en el mundo, un minuto antes de serlo, era un feto, o un nascituro (ojo, no confundir con Nosferatu, ser demoníaco de afilados colmillos aficionado a beber a morro la sangre de sus víctimas, que jamás pertenecían a la realeza, porque la sangre azul le provocaba unas resacas horrorosas. Cuentan que al tal Nosferatu lo reclutó una conocida entidad bancaria en calidad de adiestrador de sus directores de sucursal, entidad donde casualmente el ‘rojo sangre’ reluce, relumbra y rutila sobre su flamígero logotipo, que utiliza para amedrentar a sus hipotecados clientes, que están con el agua a un cuello perlado de boquetitos de colmillo) o que el primer rey muerto, un minuto antes de estar muerto, estaba vivo (esto de estar vivo antes que muerto sí que ocurre indistintamente entre nobleza y plebe).

Y mientras en este país se dirimen tan conspicuas cuestiones, Zapatero se arrastra por otras tierras vistiendo un zarrapastroso atuendo que pasea con pesadumbre, fingiendo renquera y con un parche en un ojo, al tiempo que salmodia tan monótona como estérilmente que le conceda una limosnita, por tus muertos, payo, a cualquier mandatario del G-20 que, inadvertido por sus compañeros de club de la presencia del pertinaz mendigo, haya salido a por tabaco al kiosco de la esquina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …