Ir al contenido principal

El Libro

‘Y ahora, noble viajero, te contaré la historia de este libro’.

Con estas palabras dio mi anfitrión por concluída la cena. Entraron varios servidores y recogieron los restos de la misma, y con precisos y rápidos movimientos convirtieron de nuevo en sala de lectura lo que habían improvisado como comedor hacía sólo un rato. El venerable Rashmund tomó entre sus manos un volumen con las tapas grabadas en oro, de gran tamaño, y lo depositó en el suelo, entre él y yo. Con manos suaves pasó algunas hojas delicadamente, cerró los ojos y olfateó el aire.

-¿Notas este olor tan especial que desprende el libro?-, yo asentí, aunque no olí nada, -es el olor de la sabiduría añeja, tamizada por el paso de los infinitos años que han atravesado estas páginas. Este es, noble viajero, el Libro de libros, el que se hizo al principio de todo y en él están compendiadas las palabras con las que Dios amasó el mundo, le dio vida y forma, y lo dejó después en manos del hombre para que lo perfeccionara. Para ello le entregó este libro al tercer hijo de la primera pareja, después de la expulsión, con instrucciones para que nada de lo que el hombre crease pudiese ser nombrado con otras palabras que las aquí figuran, palabras divinas de concordia y de fe, palabras sabias para crear y crecer. Si así se hacía, el jardín original le sería devuelto a los hombres, y el error de los primeros padres sería perdonado.

-Pero eso no ocurrió-, puntualicé innecesariamente.

-En efecto, no ocurrió-, y Rashmund sonrió con beatitud. No dejaba de acariciar el libro, -el hombre se estropeó para siempre, contra la esperanza de Dios, que nunca quiso aceptar su fracaso como Creador. Por eso ofreció este libro, como una tabla de salvación para los hombres. Pero éstos no supieron usarla. Dios no comprendió a tiempo que la tentación era más fuerte que el amor, tal vez porque no fue obra directa Suya, sino un efecto derivado de la complejidad del alma.

-¿Y qué sentido tiene entonces el libro? 

 Dios advirtió al depositario del Libro: ‘Si alguna cosa creada por el hombre no puede ser llamada con alguna de las palabras que hay en este libro, la maldición caerá sobre vosotros. Lo codiciaréis hasta el punto de matar por poseerlo, de mentir, de traicionar; seréis esclavos de vuestras pasiones y acabaréis por perder toda esperanza, y cuando se pierde la ilusión por la vida la muerte no es más que un trámite.

Cuando un listo enunció y puso de moda la palabra ‘globalización’ para designar la indigna explotación de los más pobres por los más ricos, la maldición cayó sobre el mundo. Me ahorraré los detalles aunque ustedes pueden imaginarlos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

La inutilidad de algunos tratamientos

Cuando los padres de Miguelito llevaron a su hijo al psicólogo a causa de unos problemas de adaptación en el colegio se quedaron sorprendidos del diagnóstico: Miguelito era un superdotado para casi todas las disciplinas académicas pero un completo gilipollas para la vida. El psicólogo les aconsejó que no se preocuparan porque esto era algo relativamente frecuente y además se podía intentar solucionar con una terapia adecuada. El niño era un fuera de serie en lo abstracto y un completo negado en lo práctico. Así que se estableció un programa terapéutico que debía dar los frutos deseados en un año a más tardar. Ya desde las primeras sesiones el terapeuta advirtió que los resultados iban a depender en buena medida de la inversión de la gilipollez de Miguelito, que parecía tener más calado psíquico que las habilidades por las que destacaba su mente. A pesar de los diferentes métodos usados por el especialista para frenar lo indeseable y potenciar lo más valioso en la mente del niño, ningu…