Ir al contenido principal

Excesivas reflexiones


El mundo, si fuera perfecto, estaría hecho a mi medida; y esto no lo digo sólo porque yo sea un egoísta, sino porque he comprobado sobradamente que ninguno de los internos a los que le he expuesto este razonamiento se ha atrevido a ponerlo en duda. Y han sido muchos los que de manera explícita o tácita me han dado la razón, no por nada llevo casi veinte años en este manicomio, perdón, sanatorio mental, donde he tenido tiempo para reflexionar sobre cuestiones de toda índole, sobre todo las relacionadas con la naturaleza humana. Y he llegado a algunas conclusiones fundamentales en las que me apoyo para seguir viviendo sin volverme cuerdo. La primera es que cuando todo el mundo pierde la razón sólo los locos nos comportamos como si la tuviéramos. Hace unos meses, por ejemplo, hubo un terremoto de orden cinco en la escala de ese tío cuyo nombre nunca recuerdo, más que nada porque los terremotos, en mi tierra, sólo se dan de cuando en cuando. Pues ese terremoto desencadenó una histeria colectiva entre los habitantes de la ciudad; en cambio en el sanatorio hicimos una hilera agarrándonos unos a otros de la cintura y, al ritmo de ‘la cucaracha’ bailoteamos por el patio hasta que nos cansamos. Nos lo pasamos pipa, menos Pepito el tuerto, al que una teja desprendida a causa del movimiento sísmico le hizo una brecha en la cabeza.

Otra conclusión de hondo calado metafísico que surgió de mi prolífica magín nació en forma de verso, y dice: ‘Vete al médico Antoñito/ anda y cúrate esa tos/ y paga bien la consulta/ que cuatro son dos más dos. Con lo que vengo a resumir de un modo lírico la idea de que la salud no tiene precio y que con quien menos hay que regatear es con tu médico, sobre todo si es de pago.

Tengo que precisar que sigo en el sanatorio por voluntad propia y no porque padezca algún tipo de tara o desorden psíquico. Muy al contrario, la salud de mis entendederas es encomiada por médicos y pacientes por igual, especialmente en mi presencia, y mi ingenio, capacidad de discernimiento y amena locuacidad son bien conocidos no sólo entre los miembros de este centro, sino en los de cualquier otro de parecida índole así esté ubicado en Tombuctú, o más lejos; en Segovia inclusive. Pero prefiero no salir de aquí porque no quiero someter a los ciudadanos que se denominan cuerdos a la humillación de saberse claramente inferiores a un ex interno de un manicomio, imagínense el caos que se armaría a nivel social, como me advirtió muy sabiamente el doctor Amilcar que pasaría de seguro.

 Así que aquí sigo por voluntad propia, solo con mis soledades, libre pero solitario, arquitecto de mí mismo, paseando mientras medito sobre cuestiones fundamentales en la vida, sobre todo en la mía, de esas cuestiones sobre las que una ‘exacerbada y monomaníaca’  atención por mi parte me inducen de cuando en cuando un proceso de ‘desequilibrio químico a nivel cerebral’, como les gusta decir pomposamente a los médicos, del último de los cuales –que ocurrió hará cosa de una semana, un mes a lo sumo, aquí se pierde con facilidad la noción del tiempo- hoy me siento plenamente liberado, y en cuanto los médicos que me atienden lleguen a la misma conclusión, de inmediato me quitarán esta camisa que me oprime, me sacarán de esta monótona habitación acolchada, y me dejarán que juegue de portero en los partidos del patio.

Comentarios

Andrea ha dicho que…
En Mondragón (mi pueblo) está el manicomio de Santa Águeda (allí estuvo muchos años Leopoldo Mª Panero) y, para mi, pasearme entre los enfermos (léase locos) era estar como Pedro por su casa. He conocido muchos locos con razonamientos totalmente cuerdos y viceversa.
Sigue con tus locuras, después de todo, estar locos es cosa nuestra. M.J.
Luis Recuenco ha dicho que…
El progreso humano se ha sustentado en locos que no han querido adaptarse a la realidad y han buscado que sea la realidad la que se adapte a ellos, a su visionaria locura.
Andrea ha dicho que…
He leido, hace tiempo,"Tienes todo lo que puedes desear, pero te falta algo: Locura". Creo que es de Zorba el Griego.Y, sí que la necesitamos un poco para romper la cuerda y llegar a ser libre.
¿Qué hay de Boniato?
Luis Recuenco ha dicho que…
Paseando por la playa con su amo. El creador no está estos días para crear, ¿te lo puedes creer?

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …