Ir al contenido principal

Esa gente tan molesta


Las interpretaciones que las personas hacemos de los hechos, de las situaciones que tal vez por repetidas adquieren una entidad concreta para nosotros, y siempre la misma entidad porque no hay tiempo ni ganas para sopesar cada acontecimiento trivial en nuestras vidas, esas valoraciones son las que acaban por convertirse en la verdad individual de cada uno de nosotros. La realidad es compleja y difícil de someter a un dictamen unívoco, universal. Se me ocurre que si alguien le preguntase a Pinocho sobre su interpretación del crecimiento de su nariz cuando falta a la verdad, él, Pinocho, muy bien pudiera responder que dado el precio de la madera de roble mentir es un negocio rentable.

Es una mera cuestión de perspectiva. Si, por poner otro ejemplo, alguien viese en repetidas ocasiones a un anciano ciego acompañado por una linda jovencita mostrándole a cada paso el camino para evitarle accidentes, podría pensar con lógica que la chica pertenece a una organización altruista que ayuda a los desfavorecidos. Pero tal vez el anciano esté forrado de millones y ella se prendiera de él al primer vistazo -de su carterilla- y ahora conforman un matrimonio muy bien avenido, tanto más cuanto mayor sea la predisposición del anciano invidente a sacar sus visas y sus americans a capricho de la guapa esposa enamoradiza.

Pero esto no es lo normal, digo sacar conclusiones lo más objetivas que seamos capaces respecto a sucesos más o menos cotidianos. Por desgracia, la norma es que obedezcamos al miedo que nos anega cuando contemplamos esos hechos más o menos cotidianos y nos salgamos por la tangente de lo opinable para refugiarnos en nuestro templo de verdades y certezas donde siempre estaremos seguros y, por supuesto, no tenemos que opinar porque todo es como debe ser. Porque, es una pena pero es cierto, tenemos miedo,mucho miedo, y más cuanto mejor ubicados estamos en el caprichoso mosaico de la vida, ya que hay también más que perder.

Tal vez sea esa insensibilidad con que atravesamos los asuntos más hirientes para unos pocos -pero no para nosotros- el rasgo grupal por excelencia de nuestra sociedad opulenta. De resultas de ello, cada día crece el número de parias sin derechos reconocidos y sin probabilidad de ser merecedores de ellos, y la pobreza extrema monta su tienda de campaña en nuestra cocina -qué falta de decoro- y nos ensucia con su mugre, sin duda congénita.

Pero algún día esos alienados querrán parte de nuestra riqueza porque seguramente se la merecen, y se armará la de Dios es Cristo. Para cuando eso ocurra sería conveniente que nos pertrecháramos de un modo inteligente. Abastecerse de tiendas de campaña no sería un mal comienzo.

Comentarios

mi nombre es alma ha dicho que…
Quizás pertenezcamoa a los alienados y no nos haráa falta ninguna tienda de campaña.

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…