Ir al contenido principal

Noche de luna

 Tumbado en la hamaca de la azotea, tomando baños de luz de la espléndida luna de marzo, Bvalltu parece reflexivo. Yo, cuando lo veo así, me echo a temblar, las reflexiones de Bvalltu no son moco de pavo, y siendo tozudo en defender sus argumentos, por precarios o disparatados que estos sean, acaba por embrollarte de tal modo que al final ni sabes de lo que estás hablando, o acabas tan desquiciado que dejas de lado la retórica y optas por el vocerío verdulero que tanto le gusta a este bicho.

-¿Sabes la diferencia fundamental entre un pobre de un país pobre y un pobre de un país rico? -pregunta sin dejar de mascar un trozo de jamón que se le quedó entre los dientes al mediodía.

-Pues así de pronto no.

-La diferencia esencial es que el pobre del país rico sueña con poseer algún día un Mercedes 500; y el pobre del país pobre sueña con llegar a tener 500 Mercedes. Puede parecer algo sutil, pero en esa sutileza radica la base de todos los conflictos humanos. -Escupe la tira de jamón y eructa.

-Perdona, Bvalltu, pero me parece que simplificas demasiado las cosas.

-¿Para qué complicarlas, lo que es, es; y lo que no es, no es. Esto lo dijo un eminente filósofo que me reconcilió con la filosofía, ¡qué profundidad! ¡qué minimalismo! Cuánta verdad encierra esa sola afirmación.

-Ya, Bvalltu, pero como te decía el problema está en que la realidad es compleja, la vida es complicada, y no se puede resumir en una frasecita de márketing, en un eslógan de bolsillo. Todo es mucho más complejo de lo que imaginas o quieres imaginar.

-Venga ya, tú, que te escudas en los libros y en extensos conocimientos que supuestamente te acercan a la verdad solo para justificar el aburrimiento monumental que esta procesión de días clonados te produce, el tedio cansino que es la vida y su monotonía. Las pajas mentales os las hacéis los que queréis creer en algo sin estar seguros de qué es eso en lo que deseáis creer, y que en el fondo os da igual, siempre que os traiga la devoción abnegada de las monjas para que la cómoda fe os rescate del vértigo del sinsentido y os cobije del aguacero del tiempo.

-Vuelves a simplificar, Bvalltu. Te digo que las cosas son más complicadas, y sí, creo que el conocimiento, aunque no aporta una única verdad, sí hace al hombre más libre, y eso es bueno. Además, ya sabes que el saber no ocupa lugar.

-Precisamente por eso hay tanta cabeza hueca -risa asmática de Bvalltu que se ha encendido un puro apestoso. -Fíjate en los gatos, ellos sí que saben.

-¿Los gatos?

-Sí, en ellos se detiene el tiempo, el gato es un animal inmortal que se hace corpóreo en muchos mininos y renace cada vez que uno de ellos la diña. La diña ese gato, pero no 'El Gato', ¿capichi? Cualquier gato de cualquier época se enrosca en el sillón mirando con ojos adormilados la quietud absoluta del tiempo. ¿Se aburren? No, os desprecian, y lo demuestran con ostentación. Los gatos, corderillo, los gatos...

-Mira Bvalltu, déjate de gilipolleces metafísicas que hoy no me vas a cabrear, hace una luna hermosa y sus rayos penetran el vaho húmedo del mar en una alegoría de la grandiosidad del universo.

-Joder, tío, ¿y yo soy el gilipollas? Mira tú aquí el Bécquer. ¿para eso te ha servido tanta lectura y tanto máster carísimo? ¿para soltar pamplinas?

-Si la educación te parece cara prueba con la ignorancia. Se te daría de maravilla.

-Bueno corderillo, ¿y de cena, qué? Estoy que rujo.

Entro en la cocina a recalentar una sopa. Según Bvalltu, formamos un buen equipo para las tareas domésticas: él ensucia y yo limpio, yo cocino y él come; y así todo. Qué cruz, Señor, cómo me gustaría tener fe y aceptar con agrado esta penitencia. Pero lo que es, es; y lo que no es, no es. (Lo que faltaba, ahora plagio a Bvalltu)





Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …