Ir al contenido principal

Una terapia

 Le repito la pregunta, señor Adorno, ya que le veo algo despistado: ¿qué le ha hecho venir a mi consulta? Algo no debe ir del todo bien cuando acude a un psiquiatra, digo yo, y espero que no se moleste si le digo que llevamos ya más de media hora de sesión y usted aún no ha abierto la boca, excepto para sonreír de un modo, permitame decírselo con franqueza, del todo incoherente. No le estoy apremiando, no quisiera que se sintiese presionado, pero de algún modo tendremos que comenzar la terapia, y si usted no me dice algo... No hace falta que conteste de inmediato, tómese su tiempo, más del que ya se ha tomado si es preciso, solo faltaría que por una precipitación abordásemos el problema de una forma inapropiada. Le confesaré algo que en mis veinte años de profesión jamás he revelado a ningún paciente, pero usted necesita un aliciente y por ello haré una excepción. Yo quería estudiar antropología, se lo digo en serio aunque me alegra ver que sonríe de otra manera. Siempre me gustaron las civilizaciones de la antigüedad, los egipcios y todo eso, y aunque ahora los tenemos bastante olvidados le asombraría saber el grado de progreso que llegaron a alcanzar. ¿Cómo lograron levantar esas pirámides? Es una incógnita que merecería una mayor atención por parte del mundo científico ¿no le parece? Después de todo, nosotros somos una lejana secuela en el tiempo de aquella remota cultura. Hemos evolucionado mucho en el terreno científico y en tecnología, pero aparte de eso ¿en qué nos diferenciamos de aquellas gentes de la antigüedad? No somos superiores a ellos moralmente, más bien al contrario. En mi opinión, hemos construido una civilización descompensada, deforme, con un alto grado de progreso tecnológico y una regresión en cuanto a valores éticos. Somos una sociedad muy polarizada, con ricos muy ricos y pobres muy pobres, y eso genera tensiones que resquebrajan no ya la estructura social sino también el equilibrio individual de cuantos componemos esa sociedad. Por esa razón hay tanta ansiedad, estrés, neurosis, esquizofrenia, locura al fin y al cabo, aunque esa palabra, locura, no debería ser pronunciada en este centro, pero es que es la pura realidad ¿no le parece, señor Adorno? La locura, repito la palabra ya que le veo sonreír con mayor franqueza, es la atmósfera en la que crecemos como individuos y como pueblo, la locura que nos impulsa a perseguir el sueño de la continua felicidad, de un mundo sin dolor en el que no hace falta esforzarse para conseguir nuestros deseos, la locura del capricho, de la recompensa inmediata, de una realidad virtual perfecta dentro de otra realidad que podemos ignorar. La locura, señor Adorno, está en todas partes, no nos engañemos. Y eso nos convierte en locos, y disculpe mi atrevimiento doctor Adorno, eso significa que todos estamos locos ¿no es cierto? Así que ¿cuál es la diferencia entre usted y yo. En mi opinión solo una: que usted está en el lado bueno de esta mesa, de esta clínica, de este mundo injusto y cruel. Por favor, no pulse aún el botón, permítame un minuto más antes de que me devuelvan a la celda de seguridad, apiádese de mí, doctor Adorno, usted que tanto sabe de locura, que es una eminencia en su especialidad, que tan bien me comprende. ¡Oh, dios, ya vienen los enfermeros! Es usted un desgraciado hijo de puta, pero sabe qué: un día de estos le voy a borrar esa estúpida sonrisa de su cara, ahora mismo lo haría...si no fuera por esta camisa de fuerza. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

La inutilidad de algunos tratamientos

Cuando los padres de Miguelito llevaron a su hijo al psicólogo a causa de unos problemas de adaptación en el colegio se quedaron sorprendidos del diagnóstico: Miguelito era un superdotado para casi todas las disciplinas académicas pero un completo gilipollas para la vida. El psicólogo les aconsejó que no se preocuparan porque esto era algo relativamente frecuente y además se podía intentar solucionar con una terapia adecuada. El niño era un fuera de serie en lo abstracto y un completo negado en lo práctico. Así que se estableció un programa terapéutico que debía dar los frutos deseados en un año a más tardar. Ya desde las primeras sesiones el terapeuta advirtió que los resultados iban a depender en buena medida de la inversión de la gilipollez de Miguelito, que parecía tener más calado psíquico que las habilidades por las que destacaba su mente. A pesar de los diferentes métodos usados por el especialista para frenar lo indeseable y potenciar lo más valioso en la mente del niño, ningu…