Ir al contenido principal

Una terapia

 Le repito la pregunta, señor Adorno, ya que le veo algo despistado: ¿qué le ha hecho venir a mi consulta? Algo no debe ir del todo bien cuando acude a un psiquiatra, digo yo, y espero que no se moleste si le digo que llevamos ya más de media hora de sesión y usted aún no ha abierto la boca, excepto para sonreír de un modo, permitame decírselo con franqueza, del todo incoherente. No le estoy apremiando, no quisiera que se sintiese presionado, pero de algún modo tendremos que comenzar la terapia, y si usted no me dice algo... No hace falta que conteste de inmediato, tómese su tiempo, más del que ya se ha tomado si es preciso, solo faltaría que por una precipitación abordásemos el problema de una forma inapropiada. Le confesaré algo que en mis veinte años de profesión jamás he revelado a ningún paciente, pero usted necesita un aliciente y por ello haré una excepción. Yo quería estudiar antropología, se lo digo en serio aunque me alegra ver que sonríe de otra manera. Siempre me gustaron las civilizaciones de la antigüedad, los egipcios y todo eso, y aunque ahora los tenemos bastante olvidados le asombraría saber el grado de progreso que llegaron a alcanzar. ¿Cómo lograron levantar esas pirámides? Es una incógnita que merecería una mayor atención por parte del mundo científico ¿no le parece? Después de todo, nosotros somos una lejana secuela en el tiempo de aquella remota cultura. Hemos evolucionado mucho en el terreno científico y en tecnología, pero aparte de eso ¿en qué nos diferenciamos de aquellas gentes de la antigüedad? No somos superiores a ellos moralmente, más bien al contrario. En mi opinión, hemos construido una civilización descompensada, deforme, con un alto grado de progreso tecnológico y una regresión en cuanto a valores éticos. Somos una sociedad muy polarizada, con ricos muy ricos y pobres muy pobres, y eso genera tensiones que resquebrajan no ya la estructura social sino también el equilibrio individual de cuantos componemos esa sociedad. Por esa razón hay tanta ansiedad, estrés, neurosis, esquizofrenia, locura al fin y al cabo, aunque esa palabra, locura, no debería ser pronunciada en este centro, pero es que es la pura realidad ¿no le parece, señor Adorno? La locura, repito la palabra ya que le veo sonreír con mayor franqueza, es la atmósfera en la que crecemos como individuos y como pueblo, la locura que nos impulsa a perseguir el sueño de la continua felicidad, de un mundo sin dolor en el que no hace falta esforzarse para conseguir nuestros deseos, la locura del capricho, de la recompensa inmediata, de una realidad virtual perfecta dentro de otra realidad que podemos ignorar. La locura, señor Adorno, está en todas partes, no nos engañemos. Y eso nos convierte en locos, y disculpe mi atrevimiento doctor Adorno, eso significa que todos estamos locos ¿no es cierto? Así que ¿cuál es la diferencia entre usted y yo. En mi opinión solo una: que usted está en el lado bueno de esta mesa, de esta clínica, de este mundo injusto y cruel. Por favor, no pulse aún el botón, permítame un minuto más antes de que me devuelvan a la celda de seguridad, apiádese de mí, doctor Adorno, usted que tanto sabe de locura, que es una eminencia en su especialidad, que tan bien me comprende. ¡Oh, dios, ya vienen los enfermeros! Es usted un desgraciado hijo de puta, pero sabe qué: un día de estos le voy a borrar esa estúpida sonrisa de su cara, ahora mismo lo haría...si no fuera por esta camisa de fuerza. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …