Ir al contenido principal

Si un hombre...


Si un hombre de traje muy caro y sentado en la cornisa de la azotea de un rascacielos lee aparentemente tranquilo un libro titulado “10 razones para no saltar”, no es aventurado suponer cuál puede ser su estado de ánimo, y aún su previsible intención de futuro.

Si un hombre vestido con un traje de marca que sube en el ascensor de un gran edificio observa con mirada fija e imperturbable la bajada de pasajeros de viaje piso tras piso mientra él espera hasta la azotea para apearse, es razonable que uno sienta curiosidad.

Si un hombre sale por la puerta de una entidad financiera con su exquisito traje hecho a medida mientras sostiene con su mano derecha una cartera de piel extrañamente abierta hasta quedar desdoblada dejando caer al suelo su contenido de informes, expedientes, papeles de diversa importancia y hasta su móvil (¡su móvil!) mientras sostiene con fuerza en su mano izquierda un libro y en su mirada se lee una decisión sin retorno, no es de extrañar que lo miren con cierta extrañeza.

Si un hombre de aspecto impecable entra en una librería, se dirige a la sección de libros de autoayuda y, tras coger y hojear uno a uno casi todos los volúmenes, finalmente lanza una carcajada al leer un título, es comprensible el estupor en las miradas de clientes y empleados.

Si un hombre sentado tras un escritorio de caoba escucha absorto el relato que un cliente con ojos inundados de infinita pena el destino que le han deparado a ese cliente las arriesgadas operaciones financieras que la entidad del hombre tras el escritorio de caoba le aconsejó acometer con los ahorros de toda la vida del cliente; si ese hombre llora cuando el cliente deja su despacho de art decó, uno se preguntaría qué ocurre en el mundo para que un renombrado financiero vierta lágrimas por las desdichas de alguien que nunca le importó como persona.

Si un hombre, un banquero de postín, celebra el cierre de un negocio de altura en un restaurante de no menos postín acompañado en el brindis por colegas y políticos de aún más postín y tras vaciar su copa de cava la estrella contra la mesa, uno puede imaginar las caras de desconcierto de sus compañeros y socios.

Si un hombre logra por fin alcanzar su sueño de siempre y trepar a la cima de una prestigiosa entidad financiera desde la que podrá contemplar el mundo a sus pies, adquirir posesiones de ensueño sin preguntar el precio, hacerse trajes a medida, jugar disfrutando con la vida de las personas, pero no logra sentirse dentro del sueño porque un pellizco en su corazón se lo impide, un aprendiz de psicólogo podría pronosticar que ese hombre acabaría algún día en el borde de una azotea de un rascacielos dudando si tirarse. Y que al final ningún libro de autoayuda evitaría el inevitable desenlace.

Si un solo hombre de esos que disfrutan jugando con la vida de la humanidad se comportara así, yo recuperaría la fe en la sociedad mercantilista y despiadada que nos ha tocado vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…