Ir al contenido principal

Los zapatos nuevos VI



                                                                    VI

¿Era reciente esa conversación o en realidad habían pasado veinte años? A Pablo se le antojaban iguales ambas opciones. ¿Había vivido una vida de folletín? No faltaban clichés. Un padre prepotente capaz de hacer sufrir a su hija querida solo por no plegarse a sus deseos, condenándola junto al hombre que amaba a ser marionetas cuyos hilos solo él movería a su antojo. Una esposa que renunció por amor y sin atenerse a las consecuencias a los dictados del padre, al lujo de un linaje, solo para ser suya. Un pobre hombre que solo contaba con una dignidad mal entendida para arrebatarle a una familia poderosa su bien más preciado.

Habían pasado veinte años y su suegro y jefe se mostraba inflexible. Nunca hubo una oportunidad para él en aquella editorial. Su trabajo como corrector seguía siendo intachable, pero no daba para más, no podría demostrar su valía sin un ascenso que jamás le sería concedido. Su capacidad de aguante había llegado al límite, y no por él, dispuesto a mantener el desafío que lanzó a su suegro el tiempo que hiciera falta, porque tenía a Blanca y ella alimentaba su determinación. Pero fue precisamente Blanca la que con una sonrisa insegura y una mirada ausente que comenzó lentamente a mostrar con los años le fue llevando a dudar de aquello que tan fieramente defendió cuando se comprometieron y había precipitado en los últimos meses una situación insostenible para Pablo que resquebrajó de tal modo sus convencimientos de siempre que se olvidó de las normas más elementales de la buena presencia y el decoro y lucía un atuendo y una figura cada día más astrosos.

Consciente de su propio hundimiento e incapaz de confesarlo a Blanca se había centrado más que nunca en su trabajo porque no quería dar una excusa para que lo expulsaran de un puesto que solo había mantenido -bien lo sabía- a costa de no cometer un solo error desde que lo ocupara más de veinte años atrás. Pero después del trabajo, al principio, y también antes algo después, tomó la costumbre de deambular por las calles para olvidar todo compromiso y para olvidarse de él mismo en una huída sin sentido. Hasta que encontró la tienda del hindú y aquellos zapatos. Blanca le había advertido de que en ellos había un peligro. Él solo sabía que le obligaban a hacer cosas que no habría hecho sin el apremio un tanto ridículo pero muy contundente a que lo sometían. Apretones a los que no podía sustraerse sin padecer un dolor terrible. Había pensado, por supuesto, en quitárselos, pero bien sabía que no sería posible. Había aceptado una ayuda a su angustia que de ningún modo dejaría de ayudarlo porque ya no había vuelta atrás. Había asumido un nuevo destino. Había vuelto a elegir.

Tras consolar como pudo a Blanca salió de su piso y se encaminó con una determinación que no podía nacer de él mismo al edificio de la editorial, al despacho de su jefe y suegro.Y después de muchos años, tuvo miedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …