Ir al contenido principal

Los zapatos nuevos VII

 
                                                                       VII


A medida que avanzaba su convencimiento se hacía más fuerte. Tenía en mente todo lo que le diría a su suegro. Reproches, recriminaciones, acusaciones con o sin fundamento se atropellaban en su furia por desahogarse con quien había sido el causante de que Blanca no hubiera tenido la vida que se merecía. En su obcecación olvidaba que todo había sucedido con el consentimiento de las partes, incluida Blanca, que no hubo engaño ni traición por parte de don Arturo, quien se limitó a advertirle de las posibles consecuencias de su unión con Blanca. Pero en la mente de Pablo Ramos solo existía la imagen de la cara socarrona de don Arturo al hacerle aquella advertencia, y la de todos aquellos años desperdiciados en un puesto que debió haber dejado atrás hacía mucho para ocupar otro más adecuado para sus capacidades y su conocimiento exhaustivo del mundo editorial, un puesto que le habría proporcionado a Blanca el estatus que se merecía, que la habría devuelto al teatro de las vanidades donde -muy a pesar de las creencias de Pablo- ella sabía y debía reinar y al que había renunciado -solo ahora era dolorosamente consciente de ello- por un matrimonio con un simple corrector. Era injusto que don Arturo hubiese permitido aquello, que no hubiese ejercido su influencia para ir subiendo de puesto a Pablo hasta ponerlo a una altura en la que Blanca se sintiese cómoda con sus amistades de siempre, con el entorno de su padre sin tener que avergonzarse de su precariedad ni de sus necesidades.

Iba llegando a la editorial cuando sintió un intenso dolor en los pies. Al principio no cayó en la cuenta, pensó que serían los nervios, pero enseguida el dolor aumentó y no pudo eludir el hecho de que eran los zapatos que le apretaban con furia. Se detuvo y el dolor aflojó. Volvió a caminar en la misma dirección y el dolor adquirió una virulencia que lo obligó a sentarse en el escalón de un portal. ¿Qué querían aquellos malditos zapatos de él? El hindú había dicho que solucionarían sus problemas, pero él pensaba que más bien lo estaban jorobando más. Pero al tomar la decisión de ponérselos adquirió sin ser muy consciente de ello un compromiso con el porvenir. Lo que tuviera que ser, sería, y sería debido a aquellos zapatos. De acuerdo. Se levantó y dio unos pasos en la dirección que llevaba. El dolor casi le hizo caer. Se dio la vuelta y repitió la acción. No sintió nada, así que continuó caminando en la dirección opuesta.

Decidió relajarse y permitir que los zapatos lo guiaran. A partir de ahí todo fue mucho más fácil. Dejó de pensar y se limitó a dejarse llevar. Era una sensación agradable. Recorrió calles sin ser muy consciente de por dónde iba, giraba a la derecha o a la izquierda al albedrío de los zapatos sin importarle mucho o poco. Por primera vez en muchos años se sintió libre, no tenía que decidir, y sobre todo no le pesaban las posibles consecuencias de sus decisiones. Era como flotar, nada era responsabilidad suya.

Hasta que se detuvo. Miró con atención y tuvo un sobresalto. Estaba frente a la tienda del hindú. Entró sin esfuerzo -los zapatos se lo permitieron- y reconoció la cámara principal de la tienda. ¿A qué demonios lo habían llevado los zapatos allí? Iba a gritar, indignado, el nombre del hindú, cuando creyó oír unos murmullos que provenían de una de las cámaras aledañas. Se acercó con cautela a una cortina floreada que daba paso a otra estancia. Se dispuso a escuchar.

-No era esto lo que pactamos, maldito indio -dijo una voz conocida en susurros.

-Pero, efendi, yo no podía saberlo.

-¿Cómo que no? El trato era que él nunca supiera nada. Nunca tuvo que estar aquí, ni mucho menos adquirir esos zapatos. ¡Eres un farsante!

-No, efendi, por favor, no me pegue. Le juro que lo solucionaré, recuperaré los zapatos y todo será como siempre usted ha querido. Aún recuerdo el día que le vi entrar preguntando por un remedio que arreglara el futuro y...

-¡Cállate, indio! Hablas demasiado y nunca se sabe quién nos puede escuchar.

En ese momento un zapato de Pablo resbaló e hizo un ruido crujiente que sin duda fue oído en la sala tras la cortina. Pablo corrió cuanto pudo, ganó la puerta y salió a la calle donde corrió y corrió sin norte ni destino.

Solo cuando se creyó a salvo paró a respirar y se dio cuenta de varias cosas: los zapatos no le habían marcado el camino mientras corría y don Arturo y el hindú tenían un pacto desde hacía mucho tiempo. Y algo había trastocado los planes de don Arturo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …