Ir al contenido principal

Los zapatos nuevos IX

 

                                                                       IX

Caminó con lentitud deliberada hacia la editorial. Tardó una eternidad en llegar pero el tiempo había dejado de ser una cárcel para él y por eso no le importó. Decidió que cada instante era imprescindible y vivirlo con plenitud significaba morir para el resto de los instantes. Sólo vivo ahora, el resto del tiempo carece de significado porque no lo estoy viviendo. Se paró asombrado por la consciencia de estar aplicando a su vida lo que siempre había creído reflexiones metafísicas de un hombre que solo podía filosofar, pero no actuar. Un sentimiento de plenitud lo recorrió como una descarga eléctrica. Ahora era un ser humano, o volvía a serlo después de veinte años de sumisión, mansedumbre y dependencia.

El edificio estaba casi desierto porque era la hora del almuerzo. En las editoriales los almuerzos suelen ser tardíos. Se dirigió a la oficina de Carlos, el supervisor de reportajes. Carlos Hernández era la única persona en la empresa que desde el principio lo había tratado con respeto, sin juzgarlo por su matrimonio con Blanca. También era el único que sabía las horas que Pablo le sustraía al sueño para escribir. Incluso había leído algunos de sus escritos. “Tienes talento, Pablo, no lo tires por la borda”, le decía a veces mientras tomaban un café. Pablo le agradecía en silencio aquellas palabras, pero su mirada vacía no acertaba a ubicar ese supuesto talento en un futuro en el que nunca creyó. Con los años y los cafés creció entre ellos una sincera amistad basada más en los silencios cómplices que en palabras. Ambos eran personas íntegras y reacias a la charlatanería.

Abrió la puerta sin avisar y espantó la siesta que Carlos sostenía sobre una silla retrepada que no terminaba de caer por la sujeción de sus pies sobre la mesa, y que a punto estuvo de hacerlo por el ímpetu con que Pablo irrumpió en el despacho.

-¡Por Dios, Pablo! A qué vienen esos modos.

-Carlos -dijo Pablo tras una pausa que demostró a su amigo la serenidad que ahora lo invadía-, nunca te he pedido nada ¿verdad?

-Verdad -contestó un atónito Carlos que no reconocía a su amigo tras aquella faz pacífica y firme, decidida. Pero ahora me lo vas a pedir ¿verdad?

-Verdad -sonrió Pablo. Necesito que me prestes dinero, no mucho, solo para comprarme un traje nuevo y alquilar por una noche una habitación de hotel.

-Veo que por fin has tomado una decisión.

-Así es ¿algo que objetar?

-El marrón te sienta fatal, cómprate un traje azul, y ve a un hotel decente, a las cucarachas les chifla el azul.

Nuestro hombre, ahora con un traje nuevo y sin manchas, duchado y bien afeitado, salió a la mañana siguiente de un hotel discreto y elegante. Llevaba zapatos nuevos, sin punta alargada, y una leve sonrisa delataba una voluntad que podía haber sido innata. Nadie habría adivinado que en su maletín de cuero negro había una pistola con silenciador.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

La inutilidad de algunos tratamientos

Cuando los padres de Miguelito llevaron a su hijo al psicólogo a causa de unos problemas de adaptación en el colegio se quedaron sorprendidos del diagnóstico: Miguelito era un superdotado para casi todas las disciplinas académicas pero un completo gilipollas para la vida. El psicólogo les aconsejó que no se preocuparan porque esto era algo relativamente frecuente y además se podía intentar solucionar con una terapia adecuada. El niño era un fuera de serie en lo abstracto y un completo negado en lo práctico. Así que se estableció un programa terapéutico que debía dar los frutos deseados en un año a más tardar. Ya desde las primeras sesiones el terapeuta advirtió que los resultados iban a depender en buena medida de la inversión de la gilipollez de Miguelito, que parecía tener más calado psíquico que las habilidades por las que destacaba su mente. A pesar de los diferentes métodos usados por el especialista para frenar lo indeseable y potenciar lo más valioso en la mente del niño, ningu…