Ir al contenido principal

Los zapatos nuevos XII

 Y aunque la determinación de Pablo Ramos, con su impecable traje y sobre todo con una pistola dentro de su maletín, pudiera parecer inquebrantable, el amasijo de violentas pasiones que se desataba en su alma hacía mella en esa determinación. Sabía, o al menos intuía, lo que debía hacer, lo que creía su obligación y al mismo tiempo le flaqueaba el ánimo ante ese compromiso. No obstante, apretó con furia la cartera y aceleró el paso hasta su primer destino, la tienda del hindú. Entró sin llamar y una vez en la sala principal se relajó y de repente se dio cuenta de que estaba empapado en sudor. Notó la camisa pegada al cuerpo y mojada y vio que la mano que asía el maletín tenía un color violáceo por la presión con que lo agarraba. Entonces pensó que relajarse no tenía sentido, por más que el hindú le infundiera confianza en su momento. Con mucho sigilo abrió el maletín y sacó la pistola. Con el mismo sigilo miró una por una las piezas adyacentes sin percibir otra cosa que silencio y un orden que ya había notado en su anterior visita. Casi se alegró de que no hubiera nadie y ya estaba a punto de volver al salón principal para recoger el maletín cuando una voz lo dejó rígido.

-¿Busca algo, efendi?

El hindú apareció en la parte opuesta del salón, vestido a su usanza y sin signo alguno de descompostura, como si hubiese estado allí todo el tiempo.

-Sí -respondió Pablo Ramos intentando no demostrar su nerviosismo-, te buscaba a ti.

-Pues aquí me tiene, efendi -y el hindú lució una sonrisa socarrona.

Pablo trataba de esconder la pistola tras su espalda pero notó que le temblaba la mano. Tras unos segundos buscando una firmeza que se le escapaba decidió dejar aquel quehacer a la fortuna.

-Háblame, para empezar, de los zapatos.

-¿Los zapatos que le han abierto los ojos al efendi? -la sonrisa socarrona del hindú se acentuó y a Pablo se le antojó ofensiva.

-Exacto, esos zapatos. De lo demás hablaremos después.

-¿De lo demás, efendi?

-Sí, de lo demás, y no te hagas el lelo, que lo sé todo.

-¿Puedo preguntar al efendi que entiende por 'todo'?

La serenidad del hindú ponía cada vez más nervioso a Pablo.

-Pues todo todo, y a mí no me vaciles o... -iba a decir 'o te pego dos tiros', pero no quería delatar la posesión de una pistola-... o te llevas una manta de ostias.

La sonrisa del hindú no se alteró.

-Pero efendi, si yo solo te he ayudado.

-Y antes que a mí, ¿a quién otro? Y tal vez me ayudaste porque ese otro te lo ordenó.

-¿Eso piensas, efendi?

-Eso pienso -y la voz de Pablo delataba su duda.

-Has venido muy seguro, efendi, muy decidido, con pistola y todo -Pablo alargó el brazo renunciando a ocultar más tiempo la pistola-, ¿tal vez pensabas matarme? ¿me culpas de tus males? Tú eres el único responsable de tus desdichas, efendi, tú eres el autor de tu vida, ¿por qué no te pegas un tiro y acabas con tus tristezas? No eres capaz ¿me equivoco? No tienes...

Sonó un disparo y el hindú cayó. Pablo sudaba sin parar. Sonó otro disparo. Pablo cayó al suelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…