Ir al contenido principal

Amor asesino

Estoy a oscuras en mi camarote con la oreja pegada a la puerta que comunica con el camarote contiguo. Luisa y yo habíamos acordado que sería mejor ocupar estancias diferentes, aunque juntas y con una puerta que las comunicaba muy convenientemente por si se producía la reconciliación que yo tanto deseaba y entonces bastaría con dejar abierta esa puerta para unir los dos camarotes.

La idea del crucero había sido mía. Cada uno sabía desde tiempo atrás de las infidelidades del otro. La mentira, el engaño, se habían instalado como una rutina en nuestra relación. En el fondo nos queríamos -yo al menos quería a Luisa con locura- pero lo que había comenzado casi como un juego (el adulterio como prueba de amor a través del perdón del engañado) se nos había ido de las manos. Últimamente se trataba más de hacernos daño que de buscar signos de un amor incondicional. Habíamos iniciado un descenso a los infiernos en el que sufríamos cada vez más, y aquello ya no se podía detener. Había que buscar una solución rápida y eficaz para terminar con tanto sufrimiento. Y se me ocurrió lo del crucero.

Los primeros días fueron tranquilos: ninguno de los dos llevó a nadie a su camarote. Era lo normal porque así lo habíamos pactado, sería una tregua en la que nos respetaríamos y ese respeto sería con suerte el primer paso de nuestro acercamiento. Disfrutábamos de las diversiones incluidas en el programa del barco. La que más nos gustaba era el show de Mandoletti, un truhán muy hábil tragando sables, lanzando dagas sobre una ayudante que se retiraba, una vez arrojados todos los cuchillos, para dejar ver cómo estos habían dibujado su silueta sobre una tablón de madera sin ser ni siquiera rozada por un cuchillo. También hacía Mandoletti un numero con serpientes venenosas que ponía los pelos de punta, al menos a mí, que tanto pánico me han producido siempre las serpientes.

La tarde anterior, mientras comtemplábamos fascinados el show de Mandoletti se me ocurrió la idea. Tenía que saber que Luisa cumpliría lo pactado y de ese modo no tendría ya duda alguna de su amor. No me costó mucho convencer a Mandoletti. Ya he dicho que era un truhán y yo podía darle mucho dinero si colaboraba. Durante el día cortejaría a Luisa y trataría de que ella lo invitase a su camarote después de la cena.

Con la oreja apoyada en la puerta divisoria oigo con claridad cómo es abierta la puerta del camarote de Luisa. Yo había apagado la luz del mío para que creyese que estaba dormido. Ruidos de arrumacos primero, un grito sofocado después. Tan nervioso estoy que apenas me percato de una rápida punzada en mi pie derecho. El trato con aquel individuo era que si Luisa se entregaba él, le clavaría un cuchillo en el corazón. Nadie sabría identificar al asesino porque el truhán había convenido una coartada inapelable con su ayudante. No puedo asimilar que Luisa me haya engañado de nuevo. Me siento en el suelo sin fuerzas, mareado, profundamente herido por lo que he visto. Luisa muerta por su incapacidad de corresponder a mi amor, por faltar a la promesa que me dio. Siento sueño. Oigo que mi puerta se abre y alguien enciende la luz. Es Mandoletti. Lo veo recorrer la estancia con ojos de halcón hasta que ve a la serpiente y la recoge con cariño, acariciándola como a un perrito.

-El amor, amigo mío -dice con voz grandilocuente-, es un sentimiento que encierra la semilla de la fatalidad y la desgracia. Hay que dejarlo estar, no hacerlo enfadar, porque nos puede enseñar su otra cara: el odio. Si ponemos a prueba al amor nos acaba destruyendo.

-Pero yo le pagué muy bien -digo con un hilo de voz-, ¿por qué me hace esto?


-Repito que el amor lleva consigo la fatalidad. Su mujer, amigo mio, también estaba poseída por esa fatalidad que nace de la distorsión del amor. Cuando me acerqué a ella me caló de inmediato y me hizo confesar su plan, y me pagó una suma muy jugosa por acabar con usted, dejándola viva a ella, claro. Pero he decidido acabar con los dos para que no haya testigos, y también porque soy un romántico, querido amigo. Le confieso que nunca había conocido a una pareja tan enamorada que se odiase tanto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…