Ir al contenido principal

Calenturas de verano

El verano es para cometer locuras sexuales, pensó Daniel con regocijo mientras se registraba en aquel hotel de la costa del sol junto a su padre, que lo había invitado a pasar una semana juntos –pero con libertad absoluta, tú te ligas las que quieras y, si me avisas, te dejo la habitación el tiempo que te haga falta- para compensarle por el mal trago que para Daniel había supuesto el reciente divorcio de sus padres.

Daniel se desprendió del albornoz y se dirigió a la ducha de la piscina luciendo su cuerpo apolíneo, cincelado en arduas horas de gimnasio. Su rostro, formado con suaves líneas de dios griego, y el porte de solemne gravedad que componía cuando la ocasión lo requería, le habían cosechado abundantes frutos entre las damas de todas las edades, porque Daniel sabía ser pródigo y jamás negaba sus encantos a señoras que le doblaban la edad, de las que tanto conocimiento y placer había obtenido en la cama, para después impresionar a inexpertas jovencitas que lo tenían por un verdadero dios del sexo.

Maggie se fijó en Daniel y lo deseó al instante. Aunque tenía una hija ya casadera, los esmeros que siempre había dedicado a su cuerpo lo habían conservado en un estado de espléndida madurez y, a sus 42 años, vanidosamente bien conservada y siempre dispuesta al sexo, se sabía lujuriosamente deseada por hombres de todas las edades. Se levantó acentuando sus rotundidades con deliberada provocación y se dirigió a la ducha de la piscina, donde se encontraba Daniel, que no había perdido detalle del contoneo de caderas y la gracia de los andares de Maggie. Iniciaron una conversación de trámite mientras flirteaban en la piscina. Para no desairar a Daniel, Maggie contestó con desgana a sus preguntas indelicadas –ya que en las respuestas había de hacer referencia a su edad y estatus civil- diciendo que en realidad se llamaba Magdalena, pero se hizo llamar Maggie cuando nació su primera hija, para que las dos respondieran al mismo nombre. Le pareció divertido, y además, se hizo el firme propósito de que cuando Maggie hija creciera, las tomaran por hermanas, al menos durante un tiempo. Y estaba felizmente divorciada.

Cuando consideraron que ya estaba bien de preliminares se dirigieron con diligencia a la habitación de Maggie a sugerencia de ésta ya que, decía, su hija estaría de ligoteo por ahí y podrían estar solos. Se comenzaron a besar en el ascensor. Maggie comprobó con alivio que el miembro endurecido de Daniel superaba en tamaño al del David de Miguel Ángel –salvadas las escalas y los diferentes grados de excitación, que quieras que no, siempre dificultan este tipo de cotejos-, con quien lo había comparado en la piscina. Ante la puerta de la suite ya estaban casi desnudos. Maggie atinó a abrirla sin desenroscarse del sudoroso cuerpo de Daniel. Cayeron sobre la moqueta. En ese momento oyeron sonoros gemidos que venían del dormitorio. Maggie, en un arrebato de celo maternal, enojada y confusa por la delicada situación, se levantó y abrió la puerta del mismo con la intención de reprender fogosamente a su hija por llevarse amantes a la habitación, en un intento de disimular ante esta el verdadero motivo de su enojo –que le hubiera fastidiado el polvo del lustro-

-¿Se puede saber quién este tío, Maggie? Podría ser tu padre.

-No te preocupes- dijo Daniel, que se había acercado a contemplar la escena- Es el mío.

No hay duda, pensó Daniel con una sonrisa, el verano es para cometer locuras sexuales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …