Ir al contenido principal

Trucos



La única posibilidad de que disponemos para librarnos de nuestras  cadenas es trascendernos a nosotros mismos. Me explico. Cuando, por ejemplo, la angustia de tener que dirigirme verbalmente a más de dos o tres personas me atenaza, pongo en marcha el mecanismo de autohipnosis que tantos años me ha costado dominar y me convenzo de que soy otra persona.
En realidad me transformo en esa otra persona que me rescata del delicado trance y lo pasa por mí con desenvoltura. Siempre he sofocado una incipiente y nada decorosa tendencia al latrocinio así que un día decidí ceder a la tentación y pasar de los pensamientos a los hechos. En la puerta de una joyería me transformé en el Lute y al grito de ‘¡arriba las manos, esto es un atraco!’ entré en el establecimiento sujetando una pistola de juguete con la que apuntaba al dependiente entre ceja y ceja. Se ve que éste debió pulsar algún botón escondido porque cuando me estaba entregando el botín que le exigí bajo amenaza de muerte (un prendedor de corbata dorado con el escudo del Betis) un coche de la policía aparcó frente a la joyería con todo protocolo –sirena a toda pastilla, frenazo y trompo- y dos agentes se bajaron con cara de mala leche y se dispusieron a entrar en el establecimientos esgrimiendo sus pistolas –supongo que no serían de juguete- y dispuestos a reducirme a toda costa. En ese momento me transformé en Joselito y me puse a cantar ‘Caminos de esperanza’ y en menos de un minuto los agentes lloraban a lágrima viva, momento que aproveché para salir por pies.
Ahora estoy pensando que tal vez no estaría mal tratar de escribir algo bonito, nada serio, una novelita de 800 o 1000 páginas para empezar. La duda que no me deja dormir es si en vez de transmutarme en un novelista de probado éxito no sería mejor idea metamorfosearme en su ‘negro’. Claro que esto último tiene el inconveniente de que no sólo se desconoce la identidad de esos honrados mercenarios de la pluma invisible sino que oficialmente ni existen. Así que después de todo a lo mejor acometo el proyecto sin valerme de trucos, como dicen que en un tiempo tenía por costumbre Lucía Etxebarría.

Comentarios

hombredebarro ha dicho que…
Me ha gustado mucho.
Luis Recuenco ha dicho que…
Gracias mil.

Un saludo
Enrique Páez ha dicho que…
A mí también me gustó.
Luis Recuenco ha dicho que…
Y otras mil gracias a ti, querido Enrique.

Un abrazo.
Andrea ha dicho que…
Si eres quijotiano, mejor convertirte en Cervantes, que, además, seguro no necesitó negro.Por páginas no va a ser y por temas, seguro tienes cantidad.A ver si te animas. M.J.

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …