Ir al contenido principal

La sedición


Me da no sé qué confesarlo, pero creo que me estoy volviendo loco. Llevo semanas dándole vueltas al asunto y cada vez encuentro más indicios que me llevan a esa conclusión. Mi mente está actuando por su cuenta, al margen de mi voluntad; es como si me estuviera desdoblando, pero no para producir dos personalidades diferentes, sino más bien se trata de una especie de sedición de la totalidad de mis neuronas, que aunando sus esfuerzos en la misma dirección, tengan por objetivo adueñarse de mi cerebro y constituirse en algo así como un territorio independiente, aunque no logro imaginar su naturaleza (¿cantón, provincia, estado?); aunque sé que el fin último es enajenarse de mí, de mi cuerpo, emanciparse de un órgano enfermo que las constriñe, que limita de continuo sus ansias de volar, de explorar nuevos territorios y exóticas posibilidades, realidades que intuyen sin conocerlas, universos mágicos donde todo es posible, espacios inexplorados por la imaginación, en fin, todo aquello que hasta el momento no han experimentado, ancladas como están a la rémora de un cuerpo desagradecido que sólo piensa en sí mismo, que jamás se ha preocupado por, ni atendido las necesidades que toda neurona saludable demanda.

Como resultado de esta sublevación, vivo desde hace unas semanas con el miedo metido en el cuerpo, un miedo inconcreto y absurdo que sé ficticio, inducido por mis neuronas, que se valen de él como una herramienta de combate. Sufro ataques de ansiedad en los momentos más inoportunos, y este hecho es el que me puso de cierto sobre la pista de la trama de mis neuronas, porque es mucha casualidad que justo cuando estoy en la cama con alguna chica me entren, como consecuencia de un subidón de adrenalina psicógeno, tales retortijones que me obliguen a ocuparme de remediarlos cuanto antes, quedando la anterior tarea a medio hacer y ya desprovista de todo erotismo (¿qué mujer mínimamente sensible se avendría a continuar los escarceos amorosos con un tío que viene de cagar?). También me han sobrevenido ataques ansiosos estando, por ejemplo, en un urinario público y un tío se coloca en la pileta adyacente: enseguida se me corta el chorro y tengo que fingir que he acabado e irme con la vejiga medio llena y de mala leche. O en algún aeropuerto o estación del Ave, donde como es natural todo el mundo está hablando por el teléfono móvil, apéndice imprescindible en tales lugares para no parecer un lerdo que viaja por viajar, sin otro motivo que el placer de hacerlo, y no para llegar a tiempo a una reunión de vital importancia para alguien que ni siquiera conoces y que jamás te va a agradecer tus esfuerzos para que la presentación del producto ante los clientes potenciales quede de cine. Pues justo ahí, en esos espacios donde la conversación telefónica con gran aparato gestual y vocinglero es fundamental, me da un ataque de ansiedad y no atino a marcar bien el número, así que tras varios intentos infructuosos decido fingir una conversación para que nadie se me quede mirando; y lo paso fatal, porque fingir preguntas y respuestas creíbles con una taquicardia encima cuesta lo suyo. 

Y así, pues un montón de situaciones embarazosas, cuando no delirantes. Pero ahora sé con seguridad que la culpa es de mis neuronas sediciosas e ingratas, y todo indica que su estrategia de combate para conseguir la independencia es un despliegue de ataques de ansiedad sorpresa que vayan minando mi moral hasta conseguir que me vuelva loco. Aunque no les voy a dar el placer, ¡faltaría más!, eso ni en broma. Ya he hecho mis averiguaciones y con la información recabada he llegado a una conclusión: contraatacaré. ¿Cómo? Es tan sencillo, tan evidente, que cuando la vean venir ya será tarde para ellas, no podrán defenderse; y se acabará para siempre el conato de revolución. El único inconveniente es que no tengo muy claro cómo me las arreglaré después de que me practiquen la lobotomía. ¿No sería más sensato dejarlas hacer y volverme loco? Al fin y al cabo, este mundo es una locura.

Comentarios

Andrea ha dicho que…
Así que tus hormonas han decidido ser libres por cojones.Pues les tendrás que plantar cara con otro par. Lo de la lobotomía, ni hablar. No ibas a disfrutar de los resultados. Más bien la solución la veo como un ten con ten testicular. Una semilucura puede ser hasta saludable.
Y me voy a ir a dormir, si puede ser, porque mis hormonas también se van a soliviantar.
Andrea ha dicho que…
Se me ha olvidado preguntarte ¿Cuando intentas volver a tus escarceos amorosos después de cagar, puedo decir esta vez que es una frase escatológica?
Andrea ha dicho que…
¿Te das cuenta a dónde puede llevar este metabolismo lunar descontrolado que padezco? Confundo hormonas con neuronas, que quizás algo tendrán que ver, y puede que todo sea por una cuestión testicular, que en principio a mi no me tendría por qué afectar.
Luis Recuenco ha dicho que…
La frase no es escatológica, sino un tanto soez, pero en estas cuestiones el sentido estético es muy variable y subjetivo, como casi en todo lo que entrañe hacer uso de algún criterio no muy específico.
Andrea ha dicho que…
Está claro que la escatología y yo no nos ponemos de acuerdo. Según dicen, a los vascos la "gama marrón" nos mola. Yo no estoy de acuerdo; mi sentido estético subjetivo la encuentra soez en general.

Entradas populares de este blog

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

La inutilidad de algunos tratamientos

Cuando los padres de Miguelito llevaron a su hijo al psicólogo a causa de unos problemas de adaptación en el colegio se quedaron sorprendidos del diagnóstico: Miguelito era un superdotado para casi todas las disciplinas académicas pero un completo gilipollas para la vida. El psicólogo les aconsejó que no se preocuparan porque esto era algo relativamente frecuente y además se podía intentar solucionar con una terapia adecuada. El niño era un fuera de serie en lo abstracto y un completo negado en lo práctico. Así que se estableció un programa terapéutico que debía dar los frutos deseados en un año a más tardar. Ya desde las primeras sesiones el terapeuta advirtió que los resultados iban a depender en buena medida de la inversión de la gilipollez de Miguelito, que parecía tener más calado psíquico que las habilidades por las que destacaba su mente. A pesar de los diferentes métodos usados por el especialista para frenar lo indeseable y potenciar lo más valioso en la mente del niño, ningu…