Ir al contenido principal

Lecturas imprescindibles


Siempre que visito Barcelona aprovecho para recorrer sus bien surtidas librerías, donde se reconcilian como en ningún otro sitio la buena literatura con la literatura de moda, incluso cuando coinciden, o sobre todo entonces. En una de esas librerías recurrí a una dependienta con pinta de muy leída, diferente a los jóvenes empollones que hoy se contratan más por la extensión de sus conocimientos literarios que por su capacidad de juicios valorativos. A esa dependienta de pelo blanco y corto y clara pinta de intelectual -si es que los intelectuales tienen o han tenido alguna vez pinta de serlo- le pregunté por un libro que dudaba si comprar. Se titulaba 'El hijo del hijo pródigo', y de su autor, Soma Morgenstern, nunca había oído hablar. La señora me contestó que su lectura era inprescindible para la cabal comprensión de la literatura centroeuropea de la primera mitad del siglo XX. Nada más oírlo, tuve que resistir el impulso de replicar que, para mí, la comprensión de la literatura centroeuropea de esa época, como la de cualquier literatura de cualquier época, era muy prescindible, incluso aconsejable debido a mi natural tendencia a tergiversarlo todo y, por supuesto, a mi escasa memoria, incapaz de ubicar correctamente todo lo que leo en su contexto histórico-político-existencial, y que de hacerlo no me sería de mayor utilidad que saber que el sol se pone por poniente. Así que prefería no entender correctamente esa literatura y disfrutar, eso sí, de las lecturas de esa corriente que en mi opinión mereciesen la pena.

El adjetivo 'imprescindible' aplicado a textos literarios es por lo pronto discutible, pero en mi experiencia es además innecesario e incluso contraproducente. Veamos, es discutible porque toda obra artesanal o de arte está sujeta al gusto del consumidor, que siempre puede considerar, a despecho del criterio oficial vigente, que esa obra no merece la pena, o no tanto como se dice, ¿y quién puede, de manera incontestable, censurárselo? Además es innecesario por lo mismo, ya dijo Chejov que las obras de arte se dividían, a su entender, en dos grandes grupos: las que le gustaban y las que no, y no conocía otro criterio; así que cada cual se forje su propia opinión. Pero es que también puede resultar contraproducente aconsejar (o, peor, obligar, en el caso de los jóvenes) la lectura de cierto texto por ser 'imprescindible', ya que si el lector, sobre todo si es joven, no se encandila con el texto (y mal lo hará si la lectura es impuesta), lo odiará a muerte toda su vida y quedará virtualmente excluida la posibilidad de una lectura posterior mucho más satisfactoria.

La lectura, ante todo, debe ser un acontecimiento lúdico que nos haga pasar un buen rato, exactamente igual que un concierto o un partido de fútbol, pero nunca una obligación, porque cuando se obliga a la gente a que haga algo puede que lo haga, pero siempre a regañadientes y,por supuesto, sin obtener satisfacción alguna. Y entonces se ha desvirtuado la naturaleza del libro, que es agradar, invitar a la reflexión, incluso darnos alas literarias y volar con Peter Pan a su reino aquí imposible; pero, desde luego, nunca jamás aburrir.

Comentarios

Juli ha dicho que…
Lo de "imprescindible" supongo que se lo debermos a los publicistas y creadores de reseñas literarias.
No siempre es fácil tener claro el porqué de lo que hacemos. El disfrute por el disfrute me parece el mejor de los fines, aunque a veces nos enredamos y nos vamos desviando del objetivo. Pero, que cojones, es que cuando uno desliza determinado nombre, título, cita o dato en una conversación, parece que se elevara un palmo sobre el suelo, y eso mola...
Luis Recuenco ha dicho que…
Hombre, puede que mole, pero mejor no elevarse más de un palmo, para que la caída no sea de pronóstico reservado.

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …