Ir al contenido principal

Una teoría


Estoy en posesión de una teoría original. Es sobre la vida y el tiempo, que yo siempre he creído que son lo mismo. El tiempo que vivo en mi vida en realidad es múltiple hasta la infinitud y se repite infinitamente con infinitos yoes que son todos los yoes que he sido y que seré. La vida se replica a cada instante y permite la existencia simultánea de todos los instantes de tiempo que se han vivido o que aún están por vivirse. El Luis que escribe esto en este instante coexiste con el Luis que acabará este relato con la frase “No sé qué pasará”, y con el Luis que nació hace cuarenta y nueve años tras un parto sin complicaciones, y con el Luis que recogió almendras en el campo de mi abuelo, a los quince años, durante las vacaciones de verano, para ganar un primer dinero con que comprar una moto -y que después compró mi padre sin pedirme ese dinero ganado-, y con el Luis de cinco años cuya pierna quedó atrapado entre los radios de la moto de mi padre en Motril y que le oía gritar que iba a prender fuego a la moto por los cuatro costados ante la impotencia de no conseguir rescatar mi pierna de aquella tramposa moto volcada; y del Luis que se peleaba cada tarde en la barriada del Carmen con Pepito Gaona y cada tarde acudía con la nariz sangrante a casa de mi tío Antonio para no sufrir la humillación de la mirada de mi padre, y con el Luis que comió chumbos sin madurar con mi primo Fernando y acabamos bebiendo con agonía el agua de un cubo para las bestias para calmar el dolor de las espinas que se nos clavaron en la garganta, y con el Luis que, en el instiuto, dudaba dolorosamente si pedirle salir a la chica que me gustaba o acostarme con su mejor amiga, que estaba para confesarse tres veces, y que al final eligió la peor opción; y con el Luis que más tarde no supo encontrar hueco en el mundo, porque para mí el mundo estaba hueco y llenarlo no era mi tarea aunque mucho más tarde comprendí que sí lo era.

Es complicado, lo sé, y yo mismo tardé un tiempo en creer en la teoría que proponía infinitas vidas resumidas en una, infinitos instantes paralelos en los que cada uno di mis yoes vivía indefinidamente las mismas vivencias de toda mi vida al mismo tiempo, simultaneando mi nacimiento con todos y cada uno de los momentos de mi infancia, mi adolescencia, mi juventud, mi madurez, mi vejez y mi muerte; naciendo y muriendo al mismo tiempo, siendo un yo distinto a cada segundo y cada segundo siendo vivido por un yo diferente, un yo a los treinta que sería veinte años más tarde el yo de ahora como yo fui aquel yo en ese momento. Un lío. La premisa de la teoría es que la vida es circular e inacabable, una noria en la que cada vuelta supone una vida pero a la que es posible subirse de nuevo tras la muerte para repetir una y otra vez la misma biografía hasta el infinito. Hasta que me he dado cuenta que puedo burlar al destino, que puedo insertar un fenómeno anómalo en el mecanismo para alterar su recorrido limitándolo a un circuito mucho más corto que toda una vida, reducir el ciclo a un año o un mes o menos aún. En eso estoy, no puedo decir cómo para no dar pistas al destino pero alteraré lo inalterable. No sé qué pasará.

Estoy en posesión de una teoría original...

Comentarios

mi nombre es alma ha dicho que…
Es original tu teoría, y mareante, si. Como científica que soy y en el ansía de probarlo todo (en el sentido de demostrar) no se si prefiero que sea cierta o que nuestra vida se reduzca a un solo instante y la vivamos pasito a pasito sin saber nada más. No lo se,
Luis Recuenco ha dicho que…
En el fondo es lo mismo, querida Alma.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …