Ir al contenido principal

Un incidente nocturno

Siempre tuve el sueño ligero, por eso me despertó –o eso creo ahora- aquel ruido sordo como de pies que se arrastraban sobre la moqueta del dormitorio. Un roce leve y amortiguado que se iba acercando a mi lado de la cama.
Luisa, dormida junto a mí, respiraba a un ritmo lento y sosegado, ella tenía el sueño profundo. Las pisadas, cada vez más cercanas, eran firmes, decididas, como de alguien que conocía bien la estancia y podía recorrerla aun con la luz apagada. Quise encenderla pero no pude, un miedo repentino causado por un presentimiento turbio de desenlace inminente, me paralizó. Conseguí, al menos, dirigir los ojos hacia donde dormía mi mujer para despedirme de ella. Sentí un golpe brutal en la cabeza.

Estoy aturdido, confuso, me siento extrañamente sosegado. Miro, desde un rincón del dormitorio, la cama donde yace mi cuerpo inerte y sangrante; Luisa se levanta de un salto y corre, rodeando la cama, hacia el hombre, que sostiene un hacha con mano firme. Se arroja sobre él, lo abraza, rompe a llorar.

-Tenía la esperanza de que no fueses capaz, de que te arrepintieses en el último momento –le dice al hombre, y dirige enseguida su mirada a mi cuerpo rígido y ensangrentado (a mi cadáver). El pobre ha muerto sin sospechar siquiera lo nuestro, pero esta horrible manera de morir… ¡Dios santo! ¿Qué haremos ahora, cariño? ¿Cómo seremos felices con esto sobre nuestras conciencias?

El hombre la aparta de sí con un empujón, eleva el hacha y la descarga con furia sobre la cabeza de Luisa, que cae sentada sobre la moqueta, con la boca abierta y los ojos incrédulos; su cabeza ladeada, sangrante, cae finalmente sobre el escabel de la butaca. El hombre se dirige al ropero, lo abre y rebusca en el fondo del tercer cajón hasta encontrar el sobre que yo le había dejado como pago por cometer un asesinato y una agresión creíble pero no mortal. Cuenta el dinero, sonríe, mira los cuerpos, se gira y sale por la puerta.

Comprenderás, Luisa, que sospechaba, que investigué –que hice investigar- hasta encontrar evidencias. El soborno fue un trámite fácil, aséptico: la codicia somete los corazones con un poder muy superior al de cualquier pasión; y aquel plan tan retorcido hasta me pareció gracioso, una ironía final de marido despechado. Tu muerte fue metódicamente preparada, cariño. La mía, en cambio, me ha pillado por sorpresa. Tu amante, mi sicario, nos ha traicionado a los dos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…

Un cuento epistolar

Querida Montse: Ya sabes el motivo que me impulsa a emprender este viaje, así que no mencionaré más el tema para no violentarte; sólo espero que a mi vuelta el tiempo y tu acentuada capacidad de discernimiento te hayan hecho reflexionar sobre el futuro de nuestra relación -de momento, y para mi congoja, inexistente. He decidido que voy a escribir una carta al final de cada jornada en la que te relataré lo que la misma haya tenido digno de destacar, así como mis pensamientos e impresiones del día. Después te las iré enviando, o tal vez no, tal vez me las guarde y nunca sepas de ellas, como no sabes de la verdadera dimensión del amor que te profeso, ingrata musa testaruda y esquiva, lucero de mi mañana, estrella polar de mis noches insomnes, alma gemela; siento en lo más profundo de mi ser que tu corazón de pedernal tiene una coraza a prueba de halagos, pero yo descubriré un resquicio, una mínima grieta en esa armadura para filtrar por ella mi hechizo de amor, para cautivarte con artes …