Ir al contenido principal

Un incidente nocturno

Siempre tuve el sueño ligero, por eso me despertó –o eso creo ahora- aquel ruido sordo como de pies que se arrastraban sobre la moqueta del dormitorio. Un roce leve y amortiguado que se iba acercando a mi lado de la cama.
Luisa, dormida junto a mí, respiraba a un ritmo lento y sosegado, ella tenía el sueño profundo. Las pisadas, cada vez más cercanas, eran firmes, decididas, como de alguien que conocía bien la estancia y podía recorrerla aun con la luz apagada. Quise encenderla pero no pude, un miedo repentino causado por un presentimiento turbio de desenlace inminente, me paralizó. Conseguí, al menos, dirigir los ojos hacia donde dormía mi mujer para despedirme de ella. Sentí un golpe brutal en la cabeza.

Estoy aturdido, confuso, me siento extrañamente sosegado. Miro, desde un rincón del dormitorio, la cama donde yace mi cuerpo inerte y sangrante; Luisa se levanta de un salto y corre, rodeando la cama, hacia el hombre, que sostiene un hacha con mano firme. Se arroja sobre él, lo abraza, rompe a llorar.

-Tenía la esperanza de que no fueses capaz, de que te arrepintieses en el último momento –le dice al hombre, y dirige enseguida su mirada a mi cuerpo rígido y ensangrentado (a mi cadáver). El pobre ha muerto sin sospechar siquiera lo nuestro, pero esta horrible manera de morir… ¡Dios santo! ¿Qué haremos ahora, cariño? ¿Cómo seremos felices con esto sobre nuestras conciencias?

El hombre la aparta de sí con un empujón, eleva el hacha y la descarga con furia sobre la cabeza de Luisa, que cae sentada sobre la moqueta, con la boca abierta y los ojos incrédulos; su cabeza ladeada, sangrante, cae finalmente sobre el escabel de la butaca. El hombre se dirige al ropero, lo abre y rebusca en el fondo del tercer cajón hasta encontrar el sobre que yo le había dejado como pago por cometer un asesinato y una agresión creíble pero no mortal. Cuenta el dinero, sonríe, mira los cuerpos, se gira y sale por la puerta.

Comprenderás, Luisa, que sospechaba, que investigué –que hice investigar- hasta encontrar evidencias. El soborno fue un trámite fácil, aséptico: la codicia somete los corazones con un poder muy superior al de cualquier pasión; y aquel plan tan retorcido hasta me pareció gracioso, una ironía final de marido despechado. Tu muerte fue metódicamente preparada, cariño. La mía, en cambio, me ha pillado por sorpresa. Tu amante, mi sicario, nos ha traicionado a los dos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Machismo asesino

De entre los crímenes que se han estatuído como habituales en casi todas las sociedades contemporáneas me resultan especialmente repugnantes las agresiones sexuales. Cualquiera puede ser una víctima pero los grupos de riesgo más elevado con diferencia son las mujeres y los críos. Los niños son víctimas potenciales de casi todo por su indefensión biológica y psicológica, y esta invalidez propia de sus pocos años está más que asumida por los mayores quienes mediante el instinto de protección y las leyes especiales para infantes ponen un especial empeño en protegerlos. Y aún así son los niños quienes más sufren y menos defensas tienen cuando suceden tragedias del tipo que sea. Pero ese peligro extra al que están expuestos es inherente a la niñez y toda la sociedad lo tiene asumido.
Con las mujeres la cosa es bien distinta. El innegable hecho de su inferioridad física respecto a los hombres y el detalle fisiológico de que no haga falta que la mujer se excite sexualmente para que el hombre …

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

La inutilidad de algunos tratamientos

Cuando los padres de Miguelito llevaron a su hijo al psicólogo a causa de unos problemas de adaptación en el colegio se quedaron sorprendidos del diagnóstico: Miguelito era un superdotado para casi todas las disciplinas académicas pero un completo gilipollas para la vida. El psicólogo les aconsejó que no se preocuparan porque esto era algo relativamente frecuente y además se podía intentar solucionar con una terapia adecuada. El niño era un fuera de serie en lo abstracto y un completo negado en lo práctico. Así que se estableció un programa terapéutico que debía dar los frutos deseados en un año a más tardar. Ya desde las primeras sesiones el terapeuta advirtió que los resultados iban a depender en buena medida de la inversión de la gilipollez de Miguelito, que parecía tener más calado psíquico que las habilidades por las que destacaba su mente. A pesar de los diferentes métodos usados por el especialista para frenar lo indeseable y potenciar lo más valioso en la mente del niño, ningu…