Ir al contenido principal

Un chiste


-Oye, Bvalltu, he estado pensando...

-¿Y te ha dolido mucho?

-No seas imbécil, escucha, me he dado cuenta de que la gente está llena de prejuicios y de clichés absurdos que han ido adquiriendo a lo largo de sus vidas. Con ese bagaje se desenvuelven en ellas y los usan, de manera consciente o inconsciente, para establecer sus valores, emitir sus opiniones y asimilar sus experiencias, y eso me parece una barbaridad.

-Me he perdido.

Yo también, no sé cómo explicarlo, es por ejemplo como lo de dejar de fumar. Los supuestos entendidos -que seguro fuman a escondidas- te llenan la cabeza con todo tipo de técnicas ridículas, si no descabelladas, que sólo sirven para aumentar el ansia por la nicotina cuando, si lo miras de un modo pragmático, es muy simple, basta con no ponerse cigarrillos en la boca y encenderlos, ¿entiendes? Los tecnicismos de baratillo, los clichés, el prurito de la técnica como diosa omnipotente, te impiden ver lo obvio, no sé si me explico.

-Es posible, pero yo no me entero, además tú no fumas, ¿o fumas a escondidas, corderillo?

-No fumo.

-No fumas, no bebes, no vas de putas, ¿cuándo eres feliz?

-Ese reduccionismo tuyo te está limitando tu inteligencia, ¿sabes?

-Y esa pedantería tuya ahuyenta hasta a tu sombra.

-Si a procurar expresarse usando un vocabulario adecuado le llamas pedantería...

-A ver, ¿cuánto hace que echaste un polvo, corderillo?

-No seas vulgar, Bvalltu.

-¿Lo ves? A eso me refiero, pero dime ¿qué es es vulgar exactamente, echar un polvo o decir “echar un polvo”?

-Pues lo último, creo.

-¡Crees,crees! Deja de creer y haz algo, acércate a una tía buena y dile que le vas a comer...

-¡Bvalltu!

-Vale, te lo diré en plan finolis, ¿ves aquella mole rocosa que incrusta su contorno quebrado contra el policromado crepúsculo?

-Sí, creo que sí.

-Bueno, pues como intentes ligar diciendo cosas así te vas a estar haciendo pajas hasta que las ranas críen pelo, corderillo, y no por la aliteración evidente, sino por lo dicho, ¿capichi?

-Eres un alienígena gilipollas.

-Me lo tomaré como un cumplido.

-Además yo quiero algo más que un simple polvo.

-Pues echa dos o tres, te aseguro que ellas no tendrán inconveniente.

-No hay forma de hablar contigo, eres un capullo.

-Pero un capullo estelar, no lo olvides. Y acepta un consejo, aquí y en cualquier constelación una relación de pareja no es más que un inmenso desacuerdo con momentos eróticos cada vez más espaciados, romántico de pacotilla.

Bvalltu y sus reduccionismos. Algúna noche de estas le tengo que preguntar por qué usa gafas de sol por las noches. Ahora enciende su apestoso puro y le da una honda calada, va a decir alguna idiotez sentenciosa para tomarme el pelo, seguro.

-¿Te he contado que una vez que, hace casi tres mil años, estando en Babilonia, se me apareció un genio?

-No, pero me lo vas a contar.

-No lo dudes, pues va y me pregunta, tras asegurarme que no era broma, si quería que me concediese una memoria portentosa o una polla tremenda.

-¿Y qué elegiste?

-No lo recuerdo.

La risa de Bvalltu se convierte en tos cuando trata de fumar mientras ríe. Parece un tísico. Me voy a la cama. En el fondo, sé que me aprecia aunque me tome el pelo.

-¿Lo quieres comprobar?

-Vete a la mierda.

Jodido estraterrestre.

Comentarios

mi nombre es alma ha dicho que…
Paseando por tu casa para reirme un ratito.

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…